Radio Observatorio de Jicamarca

El Radio Observatorio de Jicamarca (ROJ) se ubica a media hora de viaje en automóvil hacía el este de Lima y a 10 kms de la Carretera Central, de coordenadas geográficas latitud 11.95° Sur, longitud 76.87° Oeste, a una altitud de aproximadamente 500 msnm. El ángulo de inclinación magnética es aproximadamente 1º y varía ligeramente con la altitud y el año. Cuenta con la importante facilidad de un radar que está compuesto por cuatro transmisores de 1.5 MW y 18,432 antenas dipolo que cubren un área total de 85,000 m2, equivalente a 11 canchas de fútbol. El radar puede determinar con gran precisión la dirección del campo magnético terrestre y puede ser direccionado perpendicularmente a B, es decir, a altitudes a lo largo de la ionósfera.

El ROJ es uno de los centros de excelencia mundial en ciencias espaciales de la ionosfera y uno de los pocos laboratorios de Sudamérica que ofrece a científicos peruanos y extranjeros la posibilidad de llevar a cabo investigaciones de nivel doctoral, de valor reconocido por la comunidad científica internacional. .

La razón de ser del ROJ es profundizar el conocimiento de la atmósfera y ionosfera ecuatorial (baja latitud), así como entender los sistemas a lo que está acoplado. Para ello, se forma ingenieros, físicos y técnicos de radio y física del espacio y se desarrolla técnicas de sensoramiento remoto de radar y radio. Por otro lado, se busca que esta investigación y desarrollo sea útil en el ámbito nacional, sin descuidar su razón de ser inicial; por ello es necesaria la captación de recursos adicionales que permitan ampliar las capacidades del ROJ.

El ROJ fue construido en 1960-61 por el National Bureau of Standards (NBS) de los Estados Unidos y transferido al Instituto Geofísico del Perú en 1969. Bajo la dirección de científicos e ingenieros peruanos, el ROJ ha mejorado de manera continua y se mantiene a la vanguardia de la investigación. Actualmente, Jicamarca recibe el apoyo del Estado Peruano y de la Fundación Nacional de Ciencias (NSF) de los Estados Unidos, a través de la Universidad de Cornell.

Las investigaciones del ROJ contribuyen a un mejor conocimiento del espacio cercano a la Tierra y a refinar tecnologías de comunicación satelital y sistemas de posicionamiento global (GPS). El radar del ROJ es el instrumento más preciso del mundo para medir campos eléctricos en la ionosfera. Puede determinar con gran precisión la dirección del campo magnético terrestre y ser direccionado perpendicularmente a distintas altitudes.

Entre las principales actividades complementarias que se desarrollan en el ROJ, se encuentran el desarrollo de nuevas técnicas de radar y el mejoramiento de las existentes, procesamiento de señal, (ciencias ionosféricas y atmosféricas) informática y electrónica.