¿Qué es la evapotranspiración?, por la Ing. Stephany Callañaupa

Por la Ing. Stephany Callañaupa, Investigadora científica del IGP

La evapotranspiración es el proceso por el cual el agua de las plantas y el suelo pasa de estado líquido a vapor desde la superficie hacia la atmósfera: las plantas transpiran y el suelo evapora el agua que contiene.

Este proceso es uno de los componentes del ciclo hidrológico, tan importante como la precipitación. El agua que está en la superficie (océanos, ríos, lagos y suelo) se calienta con la energía del Sol; las moléculas de agua, al calentarse, se desprenden y ocurre la evaporación. En el caso de las plantas, el agua de ellas llega hacia la atmósfera a través de las estomas de las hojas. Una vez en la atmósfera, el vapor de agua se enfría y se condensa formando gotas microscópicas, millones de las cuales forman las nubes. Estas gotas, gracias al movimiento vertical del aire, crecen hasta tener un tamaño y peso que rompe la gravedad, precipitándose en forma de lluvia, nieve o granizo. Las precipitaciones escurren por la superficie, llegan a los ríos y lagunas, se infiltran en los acuíferos, se almacenan en las cordilleras y, una parte, llegan hacía los océanos, donde se evaporan y empieza nuevamente el ciclo.

La evapotranspiración tiene un gran impacto en la agricultura, debido a ello su monitoreo es crucial para el diseño y gestión de programas de riego en cultivos. Perú alberga diversas variedades de cultivos (papa, quinua, maíz, etc.); sin embargo, en ocasiones, los agricultores tienen problemas con el riego de sus cultivos ya sea por la escasez de agua (sequía o veranillo) o porque derrochan el agua al emplear técnicas  de riego inadecuadas. Según el INEI, en 2016, el 83 % de las unidades agropecuarias en el país no tenían un sistema de riego adecuado, lo cual generaba una pérdida del 90 % del agua durante el riego. Si conociéramos la cantidad exacta de la evapotranspiración de un cultivo, se optimizaría el agua regando solo lo que necesita la planta. De este modo, aportaríamos en la conservación y gestión del recurso hídrico, la cual es una problemática vigente debido al cambio climático.

En 2015, gracias a un proyecto financiado por Innóvate Perú, el Instituto Geofísico del Perú (IGP) instaló una torre con instrumentos de alta precisión para medir la evapotranspiración de los cultivos del valle del Mantaro (Junín). Los resultados mostraron que, durante la época húmeda (enero-marzo), los cultivos evapotranspiran 3.45 mm/día; durante la época seca (junio-agosto), 0.95 mm/día y, durante todo el año, 2.3 mm/día en promedio. Estos resultados indican que el reciclaje de humedad es bastante alto en el Mantaro en comparación con la cordillera Blanca. Estudios como estos podrían replicarse en el sur del país, donde la disponibilidad hídrica es limitada.  

IGP: ¡Ciencia para protegernos, ciencia para avanzar!