Observatorio de Huancayo del IGP cumplió 97 años logrando metas en el campo del geomagnetismo, la astronomía y la geofísica

La calidad de sus registros geofísicos hacen de este observatorio un lugar excepcional en el mundo y único en la región ecuatorial.

A la vanguardia de la ciencia y la tecnología, el Observatorio de Huancayo (OH) del Instituto Geofísico del Perú (IGP) ha cumplido 97 años alcanzando metas científicas en el campo del magnetismo terrestre e interplanetario, la astronomía y la geofísica, entre otros.

El Observatorio de Huancayo tuvo varios momentos en su historia. En sus inicios se encargaba de observar, registrar y recopilar datos para hacer investigación. Muchos de ellos relacionados con variables atmosféricas, medición de temperaturas del suelo, humedad y movimientos que están ocurriendo en el interior de la Tierra.

No obstante, con el pasar de los años comenzó a destacar por realizar otras actividades dentro del campo geomagnético logrando, posteriormente, expandir sus estudios en campos diferentes como la meteorología, actividad solar, radiación cósmica, física ionosférica, sismología, entre otros.

El Observatorio de Huancayo – Cuna del IGP

Se fundó el primero de marzo del año 1922 y nace por iniciativa del Instituto Carnegie de Washington –EE.UU con el propósito de buscar el ecuador magnético. Para tal fin, se buscaron puntos en diferentes partes del planeta donde se pudieran establecer mediciones y es así como llegan a Huayao - Huancayo, una localidad alejada de la ciudad que no tiene interferencia con actividades humanas.

Además, existía el interés de contar con un espacio que permita realizar observaciones del Campo Magnético Terrestre, la ionósfera y la actividad solar para entender las relaciones que existen entre el sol y las perturbaciones que se observan en la Tierra.

De esta manera, en 1946  el Instituto Carnegie de Washington donó al gobierno peruano el Observatorio Magnético de Huancayo, el cual recibe el nombre de Instituto Geofísico de Huancayo.

Es importante mencionar que en el OH, con el transcurrir el tiempo, no solo se desarrollaron mediciones científicas y recopilación de datos, sino también se fortalecieron las capacidades para desarrollar investigación mediante la ejecución de proyectos en diferentes ámbitos de la ciencia geofísica.  De esta manera, en 1962 recibe oficialmente el nombre de Instituto Geofísico del Perú.

Uno de los logros más destacados del OH fue la participación en el evento Geofísico Internacional de 1947, durante el cual se realizaron mediciones de la atmósfera a nivel global, en conjunto con otros países.

Actualmente, investigadores del IGP ubicados en el OH trabajan en un proyecto para el fortalecimiento de la investigación de la atmósfera para entender su  variabilidad y el cambio climático en los Andes peruanos. Tal es así, que en el Observatorio ha colocado un laboratorio (LAMAR) para medir los diferentes parámetros de la atmósfera.

Asimismo, se tiene proyectado estudiar los cambios del clima y su impacto en los cultivos. La meta es que los resultados de las investigaciones sean utilizados por las autoridades y los pobladores, para una mejor gestión del riesgo, asociado a eventos climáticos potencialmente dañinos.