¿Qué es el silencio sísmico? por el Dr. Hernando Tavera

Por el Dr. Hernando Tavera, presidente ejecutivo del Instituto Geofísico del Perú  - IGP.

En los 70, la comunidad científica internacional trataba de predecir la ocurrencia sismos, lo cual se hizo necesario después de que científicos chinos “predijeran” el sismo de Haicheng en 1975, según ellos, con bastante éxito. Durante dicha década, se llegó a publicar el mayor número de artículos científicos y libros que no hacían otra cosa que explicar cómo se puede predecir la ocurrencia de terremotos. Algunos de estos libros hablan sobre la particular reacción de animales antes de ocurrir el sismo, por ejemplo de perros.

En general, estos estudios identificaron una serie de indicadores geofísicos previos a la ocurrencia de sismos (frecuencia de sismos; variaciones del campo eléctrico y magnético; emisiones de radón; deformación cortical, entre otros), los cuales fueron clasificados como eventos premonitores de corto plazo, de plazo intermedio y de largo plazo. De estos tres, los de mayor confiabilidad serían los premonitores de largo plazo, debido a que el problema es visto a una escala regional y global.

Los eventos premonitores de largo plazo consideran el número y periodicidad de los grandes sismos que han afectado a una determinada región, para lo cual es necesario contar con un catálogo de sismicidad histórica que, en el caso del Perú, tiene informacion de los últimos 500 años. Para el Cinturón de Fuego del Pacífico, los primeros mapas de sismos históricos con magnitudes mayores a 8.0 fueron hechos por el profesor J. Kelleher en 1972, mostrando la existencia de zonas en las que no habían ocurrido sismos importantes. Estas fueron llamadas seismic gaps que, en castellano, se traducen como “laguna sismica o zona de silencio sísmico”. Una laguna sísmica es una región en la cual no ocurre un sismo importante durante un periodo de años bastante largo, pero que está bordeada por regiones donde ocurrieron sismos recientemente.

Posterior al trabajo del Prof. J. Kelleher, fueron los profesores W. McCann (1979) y S. Nishemko (1991) quienes realizaron el seguimiento de la ocurrencia de grandes sismos en el Cinturón de Fuego del Pacífico, llegando a confirmar la potencialidad del método. El estudio más reciente sobre zonas de silencio sísmico en el Perú fue hecho por H. Tavera (2005) del Instituto Geofísico del Perú. Dichas zonas se encuentran frente a la región Lima, frente a Pisco, frente a las costas de las localidades de Lomas y Chala y, finalmente, frente a las costas de las regiones de Moquegua y Tacna.

En 2007 ocurrió el sismo de Pisco, pero, en las otras zonas, el tiempo transcurre con la consecuente acumulación de mayor cantidad de energía. Los sismos son cíclicos y, cuanto más grande es el periodo de retorno, mayor es la cantidad de energía que se liberará. Solo queda prepararse y esperar el próximo gran sismo. La naturaleza no se detiene.

Columna publicada en el diario Correo Arequipa, el 09 de octubre de 2018.