Instituto Geofísico del Perú: Se cumplen 45 años del último terremoto que afectó Lima el 03 de octubre de 1974

Vecinos muertos, sus viviendas destruidas. Monumentos históricos caídos, edificios públicos y privados colapsados sobre sí mismos. Caos y desesperación de los sobrevivientes en los minutos que siguieron. Tal fue el panorama de aquel 03 de octubre de 1974, cuando a las 9 y 31 minutos de la mañana, la tierra tembló.

Un terremoto de M7.7 afecto a la ciudad de Lima el 03 de octubre de 1974, el mismo que sumó al daño del sacudimiento, la aparición de un tsunami con olas mayores a los 5 metros de altitud que golpearon la costa. Más de mil replicas después del evento sísmico en los días posteriores mantuvieron en vilo a la población.

El Instituto Geofísico del Perú (IGP) recuerda hoy el terremoto que afecto a Lima hace 45 años, y que tuvo su epicentro a 90 kilómetros al sur oeste de la capital peruana, con una intensidad máxima de VIII en la escala de Mercalli Modificada (MM).

Este terremoto no solo afectó Lima Metropolitana y Callao, también dañó ciudades como Mala, Cañete, Chincha y Pisco. En cuanto a Lima Metropolitana, distritos como Rímac, Barranco, Chorrillos, Magdalena, San Miguel y Miraflores reportaron severos daños.

Según refirió el Instituto de Defensa Civil (INDECI), las cifras de la tragedia fueron alarmantes: 252 muertos, 3 mil 600 heridos y pérdidas económicas de alrededor de 2 mil 700  millones de soles.

“Los terremotos son cíclicos”

En ese contexto, el presidente ejecutivo del Instituto Geofísico del Perú, el Dr. Hernando Tavera, explicó que nuestro país está ubicado en una zona sísmica y que nuestras investigaciones indican la ocurrencia en el futuro de un terremoto de gran magnitud que afectaría Lima Metropolitana y Callao en gran porcentaje, sobre todo en los distritos donde abundan las viviendas autoconstruídas sobre suelos inadecuados.

“Los terremotos son cíclicos, tienen que volver a repetirse lo que no se puede determinar es cuándo y cómo ocurrirá”, añadió.

Explicó que Lima debe tomar sus preocupaciones porque arrastra un silencio sísmico desde hace más de 272 años, lo cual significa que en la costa de la capital hay una gran cantidad de energía acumulada que podría liberarse de manera abrupta y desencadenar en un terremoto de gran magnitud. 

El Dr. Hernando Tavera aclaró que los sismos no matan, simplemente sacuden el suelo con mayor o menor intensidad. “El peligro está en la informalidad de las construcciones que son de  mala calidad y se edifican en zonas vulnerables como los cerros y las riberas de ríos sin ninguna previsión”, precisó.

Gestión de Riesgo de Desastres

A 45 años del terremoto, en la actualidad, el Instituto Geofísico del Perú trabaja de la mano con autoridades de otras instituciones brindando información técnica – científica para lograr una buena Gestión de Riesgo de Desastres, que nos permitan estar preparados ante posibles peligros naturales que amenazan con volver a repetirse en el futuro.

“Estamos avanzando pero es necesario entender que si bien, las comunicaciones y tecnologías han evolucionado y mejorado con el tiempo, esto debe ir unido a una cultura de prevención por parte de las autoridades y la población. Solo la prevención nos pondrá a buen recaudo”, finalizó el Dr. Tavera.

En el Instituto Geofísico del Perú seguimos haciendo Ciencia para protegernos, Ciencia para avanzar.