El Perú, un país altamente sísmico

Este jueves 17 de mayo a las 6:07 a.m., nuevamente la costa peruana fue sacudida por la ocurrencia de un sismo de magnitud 5.5 ML (Richter), con epicentro a 30 km en dirección Sur Oeste (SO) con respecto a la localidad de Mala (Cañete, región Lima Provincias).

Este sismo fue percibido en la zona costera entre las localidades de Chala y Huacho. La intensidades mayores se sintieron entre Mala y San Vicente de Cañete, que fueron de IV-V en la escala de Mercalli Modificada (MM), produciendo la caída de algunas pircas de piedras en viviendas precarias y en general, alarma en la población. En Lima, el sismo fue percibido con intensidades de IV (MM), aunque pasó desapercibido por las personas que se encontraban transitando por las calles.

Como todos los sismos que presentan su epicentro frente a la costa (en el mar), éste tuvo su origen en el proceso de colisión y fricción entre las placas de Nazca (oceánica) y Sudamericana (continental), fuente que genera el mayor número de sismos en el país, a diversos niveles de profundidad y rangos de magnitud. Somos un país altamente sísmico y, por lo tanto, no estamos  libres de ser afectados en algún momento por sismos de mayor magnitud que ocurran en cualquier parte de nuestro territorio.

Gráfico donde se indica el sismo de 5.5 con epicentro en Mala, Cañete.

Es importante que la población recuerde los escenarios vividos durante el sismo de Pisco del 2007 a fin de que asuman el reto de adquirir cultura de prevención para reducir nuestro riesgo, como  familia, como ciudad, como país. Participemos en el simulacro a realizarse este fin de mes y así adquirir esa cultura de prevención que cada día se hace necesaria en nuestras vidas.

El Instituto Geofísico del Perú, IGP –organismo público adscrito al Ministerio del Ambiente–, cumple un rol social al generar información que contribuye a la gestión del riesgo de desastres, para una adecuada y efectiva toma de decisiones para la prevención y mitigación de fenómenos con gran potencial destructivo.