¿Por qué ocurren las erupciones volcánicas?, por la Ing. Luisa Macedo

Por la M. Sc. Luisa Macedo, investigadora científica del Instituto Geofísico del Perú (IGP)

Esta es la pregunta que mucha gente viene haciéndose últimamente, pero para responderla de manera sencilla y sin términos técnicos complicados, se puede decir que las erupciones volcánicas son procesos normales del comportamiento de nuestro planeta. Estas, además de indicarnos que habitamos en un planeta vivo, son periódicas y recurrentes. Para nosotros, estos fenómenos son díficiles de comprender, dado que en promedio ellas ocurren en centenas o miles de años y nosotros solo vivimos en promedio 75 años.

Muchas veces, cuando trabajamos con poblaciones en zonas de alto riesgo volcánico, ellas afirman que viven allí hace muchos años y que sus padres, e incluso sus abuelos, también lo hicieron, y que nunca observaron la erupción de un volcán. Recordemos que nuestro planeta tiene 4600 millones de años y que durante todo ese tiempo ha sufrido muchas trasformaciones: levantamiento de montañas, aparición de islas, continentes que colisionan y otros que se separan, etc. Estas son evidencias claras que habitamos en un planeta vivo, donde ocurren fenómenos como sismos, erupciones volcánicas, deslizamientos, inundaciones y otros muchos más que generan dichas transformaciones.

Hace poco entró en fase eruptiva el volcán Kilauea en Hawái, permitiendo que los flujos de lava discurran hacia la superficie. Pocas semanas después hizo erupción el volcán de Fuego en Guatemala, generando explosiones violentas y flujos piroclásticos que ocasionaron la muerte de más de 100 personas. Perú no es un país ajeno a esta realidad, ya que nos encontramos dentro del área conocida como el Cinturón del Fuego del Pacífico, la zona sísmica y volcánica más activa del planeta.

Actualmente, en nuestro país, el volcán Sabancaya está en proceso eruptivo desde el año 2016, expulsado ininterrumpidamente ceniza todos los días. Así como el Sabancaya, otros 15 volcanes activos y potencialmente activos del sur podrían iniciar una erupción. Esta es la razón por la cual el Instituto Geofísico del Perú viene implementando redes de vigilancia permanente en cada uno de estos volcanes, para alertar oportunamente a las autoridades y población, y así evitar desastres y pérdida de vidas humanas.

A la fecha, como resultado de este trabajo conjunto, no tenemos registro de fallecidos ni heridos tras las erupciones del Sabancaya (1990-1998; 2016-actualidad) y del Ubinas (2006-2009; 2013-2017). Sabemos que hay mucho por hacer, pero generar información permanente y en tiempo real, es el primer paso para conocer el peligro y elaborar estrategias para mitigar el riesgo.

Columna publicada en el diario Correo Arequipa, el 10 de julio de 2018.