Jóvenes del IGP: la primera misión científica peruana que pronto estará camino a la Luna

Muchos jóvenes en su adolescencia deciden estudiar una carrera, postulan, ingresan, pero al transcurrir los días se dan cuenta que su vocación tenía otro rumbo. Eso le pasó a Víctor Eduardo Vásquez Ortiz, un joven de 23 años quien ya encontró ese rumbo correcto. Actualmente, Víctor realiza su tesis en el Instituto Geofísico del Perú, y está vinculado con la primera misión peruana que llevará un mini laboratorio espacial a la Luna.

Víctor, nació en la ciudad de Trujillo, pero gran parte de su vida lo vivió en Chiclayo. A los 16 años ingresó a la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo a estudiar Arquitectura, pero a las dos semanas se dio cuenta que su vocación estaba orientada para el área de aero-space. “Buscar una ingeniería afín no fue fácil, sobre todo las que tenían más posibilidades de tener una línea de carrera, porque aero-space tiene bastante diversidad. Poco a poco fui escogiendo la rama de la electrónica, porque me di cuenta que tiene bastante aplicación con lo que me gusta en aero-space”, comenta Víctor mientras se puede apreciar su alegría y pasión a través de su explicación por haber escogido esa carrera.

Un pequeño paso para el hombre

En el colegio, en clase de Historia, nos enseñaron que el primer hombre en llegar a la Luna fue el americano Neil Armstrong. Así como Armstrong fue uno de los personajes que cambiaron la historia de su país y del mundo, Víctor Vásquez es uno de los peruanos que desea profundamente cambiar la historia de la ciencia en el Perú. Él forma parte del grupo KillaLab ("Killa" significa Luna en quechua y "Lab" de laboratorio en inglés). Este grupo esta formado por egresados de distintas universidades: la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, la Universidad Nacional de Ingeniería, la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Universidad Nacional Agraria La Molina y la Universidad Tecnológica del Perú. 

La primera misión científica peruana que pronto estará camino hacia la Luna

El objetivo de KillaLab es enviar un mini laboratorio a la Luna, enfatizó Víctor. Éste tiene el tamaño de una lata de gaseosa, dentro de ella, se enviará cianobacterias deshidratadas. Este tipo de bacterias fueron recolectadas en Ticlio y en el desierto arequipeño de La Joya, con el objetivo de medir la supervivencia de estos microorganismos y probar su resistencia a la alta radiación ultravioleta. Una vez obtenido estos resultados, los datos recopilados en la Luna, se enviarán de vuelta a nuestro planeta a través de una computadora que estará a bordo del módulo de aterrizaje TeamIndus.

“En el área de electrónica, y todo el equipo, analizan de qué manera se comunicarán los sensores del experimento con la computadora central del experimento, diseñar las placas donde irán los sensores y todos los circuitos de comunicación entre los sensores y la computadora, cómo se va a comunicar - comentaba Víctor - vamos a obtener datos, cómo se va a proporcionar el voltaje y la alimentación a los sensores; hacer que funcionen y bajo las condiciones adecuadas; diseñar las placas, elegir componentes que no se dañen fácilmente con la radiación y también programar la computadora para que obtengan los datos de los sensores”. Es todo un reto que sabemos sus compañeros del IGP, Víctor y equipo lo cumplirán.

Fanático de Harry Potter, amante de la música rock, Víctor muy pocas veces puede darse un gusto como ir a un concierto de su cantante favorito, pero nada es mejor que cumplir sus sueños, finalmente agregó.