José Gálvez Chavarri

Lima, 26 de enero del 2018. “Toqué literalmente la puerta de la reja de Camacho…hice toc,toc,toc y así fue como entré” nos cuenta José Manuel Gálvez Chavarri, cuando le pedimos que hiciera un recorrido por su memoria y recuerde el día en el que comenzó sus prácticas en el Instituto Geofísico del Perú - IGP.  

Era inicios de enero de 1999 y José apenas tenía 22 años, estaba cursando el último año de la carrerra de  meteorología en la Universidad Nacional Agraria La Molina (UNALM) y se encontraba buscando prácticas en diferentes instituciones, pero ninguna le daba la respuesta que él quería escuchar. Una mañana se propuso visitar el IGP y, cuando llegó le dijeron que en ese momento no había presupuesto para practicantes a lo que él respondió: “No importa. Vengo gratis”,  porque su motivación era aprender y que lo conozcan, así inició sus prácticas sin saber que en el camino el financiamiento llegaría  y realizaría sus prácticas pagadas. 

Recordemos que él no entró por cualquier puerta sino por la puerta de la reja grande del IGP, e ingreso a lo que denomina “un gran equipo técnico y humano” dirigido por el Dr. Pablo Lagos e integrado por connotados científicos: Ken Takahashi (actual director del Senamhi), Guillermo Johnson, Alejandra Martínez, Nilo Figueroa, Grace Trasmonte y Yamina Silva (directora del Observatorio de Huancayo del IGP). Todos ellos formaban parte del Centro de Predicción Numérica de Tiempo y Clima- CPNTC y él era el practicante de la Dra. Silva, quién lo recuerda  como “un joven siempre activo, siempre con ideas, con muchas habilidades y siempre dispuesto a aprender”. Por eso no nos sorprende que una vez terminada sus prácticas José continuara en el IGP, ya no como practicante sino trabajando como parte del proyecto “Mejora de la capacidad de pronóstico del fenómeno El Niño” financiado por el Banco Mundial.

A mediados del 2002 la puerta de la reja del IGP en Camacho se volvió a abrir, José Galvéz, luego de permanecer 3 años y medio en la institución se iba al norte de América a estudiar una maestría en meteorología en la Universidad de Oklahoma en los Estados Unidos. Pero no se detuvo allí. Su deseo de seguir aprendiendo lo llevó a continuar estudios de doctorado también en meteorología. Así el sueño del curioso José, que desde pequeño miraba el cielo porque quería saber por qué llovía, se consolidaba, ya que siempre quiso ser meteorólogo y ahora es máster y doctor en la materia que tanto le apasiona. 

En el último año de sus estudios de doctorado postuló a la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los EE.UU – NOAA (por sus siglas en Inglés), donde actualmente labora en el Weather Prediction Center ubicado en un edificio de Washington DC, y es entre las miles de personas que trabajan en esa sede el único de nacionalidad peruana. Es allí donde día a día aplica los conocimientos adquiridos en el IGP, en ese sentido manifiesta “… aquí - en referencia al IGP - aprendí lo que es el “C Shell”, a trabajar con programación, con modelos numéricos, MM5, toda esa parte de trabajo práctico la gané aquí, en el IGP”. En la NOAA se encarga del entrenamiento de pronosticadores de diferentes partes del mundo, y ve lo concerniente a interpretación de imágenes de satélites y modelos numéricos para pronóstico del tiempo.

Cabe destacar que José es el séptimo descendiente directo del héroe nacional José Gálvez, quizá por eso no nos sorprenda su ímpetu para conseguir cada objetivo que se traza. Un adolescente que cursando el tercer año de secundaria tocó la puerta de Senamhi para que le presten un libro sobre contaminación ambiental, el mismo que devolvería un año después; el joven que años más tarde tocaría la puerta del IGP para practicar y luego trabajar allí; que atravesaría con creces las puertas del saber obteniendo los grados de máster y doctor en meteorología; creador del “Índice Gálvez - Davidson”, que ayuda con el pronóstico del potencial de tormentas eléctricas y del potencial de lluvias intensas en zonas tropicales y subtropicales; y al que en el 2012 se le abrió la puerta de la NOAA. 

Para el IGP es un honor recibir después de 15 años la visita del Dr. José Manuel Gálvez Chavarri, quien nos abrió las puertas de su vida para darles un mensaje a los jóvenes que sueñan con ser meteorólogos como alguna vez lo hizo él: “…hay mucho trabajo por hacer, no se desanimen”, asimismo agregó que la meteorología “es una carrera importante y que pasen por el Geofísico... es buen lugar para comenzar y para quedarse también”.