Jahir Anicama: “El IGP fue mi escuela sobre temas de clima, ahí aprendí sobre el cambio climático”

Jahir Anicama Díaz, visita las instalaciones del IGP como lo hizo la primera vez que ingresó siendo tesista en el 2010. En aquel año se preparaba para empezar la tesis para optar el  título de médico veterinario; Jahir cuenta que asistió a una charla sobre eventos extremos donde conoció al Dr. Ken Takahashi, ex investigador científico del IGP, quien en aquel entonces había mencionado la necesidad de un tesista en la institución “…recuerdo haber escuchado 25 minutos la charla del Dr. Takahashi y 10 minutos de esperarlo para  acercarme y ofrecerme como tesista”. Cuenta además que al acercarse mencionó que era médico veterinario, por lo que el Dr. Takahashi, le recomendó conversar con la Mgtr. Alejandra Martínez, investigadora científica de la institución, a quien le propuso hacer una tesis sobre el tema “Las aves guaneras y El Niño”, sin embargo, el tema no era acorde con las investigaciones de ese entonces, así que propuso trabajar en el Valle del Mantaro con las truchas y una rara enfermedad que aparece en ellas cuando llueve, de esa manera y con el tema de interés logró ingresar al IGP.

“Para mí ha sido más fácil trabajar con un científico que con un médico, puesto que los médicos son mucho más estructurados, necesitan los signos, sin eso no ven ni presienten, en cambio el físico o meteorólogo es más versátil”.

Una vez ingresado a la institución, empieza a desarrollar su tesis bajo la asesoría de la Dra. Yamina Silva, investigadora científica del IGP, de esa manera forma parte del equipo de trabajo “MAREMEX” proyecto de investigación sobre manejo de desastres ante eventos meteorológicos extremos en el Valle del Mantaro que fue financiado por el International Development Research Centre (IDRC) de la cooperación canadiense. Durante el año que participó como tesista compartió muchas experiencias, en la que pudo interactuar y trabajar de la mano con científicos de alto nivel. “El IGP fue mi escuela sobre temas de clima, ahí aprendí sobre el cambio climático”, señala Anicama.

Luego de culminar su tesis en el IGP, se fue a estudiar fuera del país una maestría en Geografía en el centro de excelencia de la Universidad de Heidelberg en alianzas con la Universidad de Chile y la Pontifícia Universidad Católica de Chile y, una vez culminado, retornó al Perú para dedicarse a trabajar en temas de gestión de riesgos y adaptación. Hoy en día trabaja de la mano con Glaciólogos en el proyecto Glaciares de Care Perú en Huaraz.

Después de hacer un breve recuento de su trayectoria en el IGP, Anicama, resalta que siempre que pueden sus amigos le dicen: “se nota que has pasado por el IGP” y reflexiona su respuesta con “por la exigencia, digo yo”, asume. Asimismo, recalca que “saliendo del IGP tenemos una carta de apoyo para una beca, oportunidades para integrar nuevos proyectos dentro de la institución o en otras entidades”.

Para finalizar la entrevista y antes de retornar a su centro de trabajo en Huaraz, se despide con un mensaje a los futuros jóvenes científicos, “Conozcan el IGP y no tengan miedo de aplicar, que aquí hay mucha ciencia para compartir”.