Christian Manuel Torres Ramos

Lima, 29 de diciembre 2017. Christian Manuel Torres Ramos, de 23 años de edad nació en un hogar típico pero marcado por la tragedia. Perdió a su madre en un accidente de tránsito en el año 2009, cuando él era aún un adolescente, pero junto con su padre han sabido reponerse de la fatalidad. Actualmente su hermana mayor, Estefani, estudia administración de empresas y Robert, su hermano menor, estudia la secundaria.

Christian estudió la carrera de Ingeniería Ambiental en la Universidad Alas Peruanas de Huancayo y nos cuenta que, tras elaborar su tesis en las instalaciones de la sede del IGP en Huancayo, aplicó para una beca de estudios en la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Grupo Coimbra de Universidades Brasileiras (GCUB). Consiguió que le otorguen la beca y ahora se prepara para estudiar la Maestría en Geografía en la Universidad Federal do Rio Grande (FURG), en la línea de investigación en Criósfera. Es decir, el estudio de las partes de la superficie de la Tierra donde el agua se encuentra en estado sólido (hielo del mar, el hielo del lago, el hielo del río, los glaciares, las capas de hielo y terreno congelado).

“El tema de investigación que pretendo desarrollar será cuantificar el aporte de los glaciares en la escorrentía de las cuencas altas de Perú para mejorar la comprensión de su rol en la hidrológica y así contribuir con las políticas de gestión de recursos hídricos para el futuro”, nos señala Christian. Existe seguridad en su afirmación, aquella que sólo la tiene un profesional con la suficiente base científica, formado como practicante en el proyecto de investigación PEER-Aerosoles: “Impacto del transporte transfronterizo de contaminantes del aire relacionados a la quema de vegetación sobre los Andes Centrales de Perú”.

Él también nos cuenta que conoció al Instituto Geofísico del Perú – IGP en agosto del año 2015, gracias al desarrollo de la 4ta Escuela Nacional de Investigación en Ciencias de la Atmósfera (4ENICA), organizada por el investigador Ing. Luis Suárez Salas. Comenzó a trabajar como practicante desde septiembre de ese año y paralelamente desarrolló su tesis de pregrado, titulada “Evaluación del efecto de la deposición del Carbono Negro (CN) sobre el forzamiento radiativo en la nieve del glaciar Huaytapallana”. El Carbono Negro es producido en todo proceso de combustión incompleta, en actividades como el transporte, la industria y la agricultura, por la quema de residuos agrícolas. Estos, al estar presentes en la atmósfera, contribuyen con el calentamiento global. Al trasladarse y depositarse sobre los glaciares originan un mayor derretimiento. Cuantificar el forzamiento en los glaciares andinos de Perú mejora nuestros conocimientos de los factores que influyen en el retroceso de estos glaciares, además, estos datos deben ser considerados en los modelos hidrológicos de predicción futura de disponibilidad de agua.

Christian encontró en el IGP a una institución con excelentes investigadores, que apoyan en la orientación de los tesistas y asistentes de investigación. Recibió ayuda con el financiamiento, con talleres en ciencias atmosféricas, con instrumentación y procesamiento de datos para desarrollar su tesis. Las recomendaciones que le alcanzaron de manera constante los demás investigadores, le ayudaron además para formular una propuesta de investigación y así ganar la beca de la OEA-GCUB.

En el IGP valoramos y felicitamos el crecimiento profesional de Christian Torres Ramos, quien ya está pensando que cuando termine la maestría, probablemente, estudie el doctorado. Al finalizar su proceso de posgrado, sí pretende volver al Perú, trabajar en el IGP e iniciar la línea de investigación en Criósfera, implementando un laboratorio de glaciología para mejorar nuestra compresión de los procesos físicos de los glaciares andinos.

Esperamos que nuestro tesista vuelva pronto y cumpla todos sus anhelos por el bien de nuestro país y la ciencia.