6 de julio: día en el que la tierra se mueve 3.600 km/h más lento que en el resto del año

Según Nayra Rodríguez Eugenio, astrofísica y divulgadora del Instituto de Astrofísica de Canarias, "El afelio es el punto de la órbita terrestre alrededor del Sol en el que la Tierra se encuentra más lejos de nuestro astro y el perihelio (cerca del Sol) es justo el punto opuesto, es decir, el punto de la órbita terrestre en que la Tierra se encuentra más cerca del Sol"

"En el perihelio el Sol se encuentra a aproximadamente a unos 147 millones de km de la Tierra, y cuando ésta se encuentra en el afelio está a unos 152 millones de km del Sol", explicó la especialista a BBC Mundo.

La distancia varía porque la órbita de la Tierra alrededor del Sol no es una circunferencia perfecta sino elíptica.

En el afelio, “nuestro planeta se ubica unos 5 millones de km más lejos del sol” que en el perihielo, y sucede cada año entre el 2 y el 7 de julio. Por su parte, el perihelio, tuvo lugar este año el 3 de enero.

La mayor distancia (que se traduce en menor velocidad) entre la Tierra y su estrella se registrará el 6 de julio a las 17:46 GMT, cuando el planeta y el sol se encuentren a 152.095.566 km.

La segunda ley de Keple nos dicta que cuando los planetas están cerca del Sol en su órbita se trasladan más velozmente que cuando están más lejos. La mayor distancia en el afelio significa que la velocidad orbital de traslación será menor a 103.536 km por hora, más de 3.600 km por hora menos que la velocidad en el perihelio.

La mayor o menor distancia al Sol durante el afelio o perihelio no se relacionan para nada con las variaciones de temperatura durante las estaciones, ya que estas se relacionan con el movimiento de rotación y la inclinación de nuestro planeta, mas no con el movimiento de traslación.

Mayor cantidad de agua en el hemisferio sur.

“El verano del hemisferio norte coincide con el afelio, pero recibimos más radiación solar aquí en el hemisferio norte porque el Sol está más alto sobre el horizonte y tenemos también más horas de luz solar", explicó Rodríguez Eugenio.

Por su parte, en el hemisferio sur el verano coincide con el perihielo. "Esto nos podría hacer pensar que en el hemisferio sur sube más la temperatura que en el norte en verano, porque aparte de la inclinación, la Tierra también está más cerca del Sol", señaló la astrofísica.

Pero esto no sucede así, ya que lo que ocurre es que "en el hemisferio sur hay más cantidad de agua y eso hace que la temperatura no aumente tanto".

"Esto parece que se debe a que la tierra se calienta mucho más fácilmente que el agua y, como el hemisferio sur tiene una mayor proporción de su superficie cubierta por agua, el exceso de energía es absorbida por ésta".

En conclusión, en el verano, en ambos hemisferios, la temperatura es aproximadamente la misma.